Algunas notas sobre El Arte de la Conferencia

2704.09


rosling.jpg

Este martes en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, haré las veces de anfitrión en un diálogo con Bruno Giussani, director en Europa de la célebre "conference" americana TED y de su archivo web de presentaciones TED Talks. Hablaremos sobre la transformación que está viviendo la conferencia como formato, sobre sus posibilidades para convertirse en una nueva industria cultural, y por supuesto, sobre el uso pionero que TED ha realizado de la Web. Será a las 19:00 en el Mirador y la entrada es libre Estas son mis notas planteando algunos puntos de partida posibles para la conversación.

Ya se llame conferencia, presentación o charla, el formato basado en relatar ideas frente a un público está hoy más vivo que nunca. La explosión del número de festivales, simposios y jornadas, o su uso en el ámbito académico o corporativo, la ha convertido un acto de comunicación cotidiano. Pero la conferencia está cambiando; las posibilidades de los softwares de presentación la están convirtiendo en un acto cada vez más performativo y teatral. Conceptos como el de unconference quieren darle la vuelta a su modelo. Y en los últimos años, el vídeo en Internet ha propiciado la conversión de la charla en un producto de consumo cultural masivo, tan fácilmente distribuible como una canción o un videoclip.

Comunidades Virtuales engendran comunidades presenciales. En "In the Bubble: Designing in a Complex World", John Tackara destaca que la aparición de Internet ha incrementado el tráfico de bienes que circulan por el mundo, y ha supuesto un impulso imortante para la industria de la logística. De la misma manera, la extensa conversación global que mantienen millones de internautas en blogs, foros y listas de correo no ha sustituido a la necesidad de reunirse en espacios físicos, sino que la ha estimulado. El circuito y la industria de las conferencias profesionales, los festivales, simposios y jornadas ha crecido exponencialmente en la última década,como una forma de turismo cultural pero también como una necesidad para cohesionar a los grupos profesionales y de intereses que se establecen en la Red.

La profesionalización extrema de la industria de la conferencia ha creado imperios como la empresa de conferencias tecnológicas O'Reilly, organizadora de eventos como ETech, Where 2.0 y otros, y ha fomentado la existencia de un "star system" de gurús representados por agencias y extremadamente bien pagados. Este proceso, sin embargo, coexiste con un movimiento contrario que reclama volver a encuentros donde mande la espontaneidad, la cercanía, y una vuelta al espíritu de la tertulia. El concepto de unconference, o formatos que se extienden de manera vírica a través de la red como Dorkbot o Pecha Kucha son ejemplos de una sensiblilidad más próxima al "Do it Yourself".

"Powerpoint is Evil" es uno de los mantras más conocidos de Edward Tufte, el célebre experto en diseño de la información. En su ensayo "The Cognitive Style of Powerpoint". Tufte denuncia de qué manera el popular producto de presentaciones de Microsoft impone estructuras y metodologías que acaban siendo fatales para el acto básico de comunicación que supone una charla. La “estética Powerpoint”, identificada con el contexto corporativo donde se emplea cotidianamente, se ha convertido en sinónimo de todo lo que se debe evitar cuando te diriges en público a una audiencia. Sin embargo, la "estética Powerpoint" es un cliché que no representa a los mejores usos posibles del software para presentaciones. Oradores como Lawrence Lessig, un intelectual cuyas ideas presentadas en público son ya inseparables de su estilo y estrategías usando el programa Apple Keynote, representan la evolución y madurez de la conferencia hipermedia. El slideshow como práctica creativa tiene su culminación en sitios como Slideshare, el "youtube de las presentaciones", donde los usuarios suben, comentan y enlazan miles de archivos de diapositivas.

TED fue la primera conference que ha dado el paso de utilizar el video en la web como una oportunidad para transformar el status de la conferencia y convertirla en un producto de consumo cultural. A pesar de ser probablemente una de las citas más elitistas del mundo, su proyecto TED Talks es un modelo que debería seguir cualquier institución cultural que quiera difundir y extender el conocimiento producido por sus actividades. Como archivo de conferencias sobre un tema específico -culturas y ciencias de la innovación-, TED Talks es un recurso muy valioso, pero su posición de referencia reside, sobre todo, en su capacidad para presentar sus contenidos en formatos y lenguajes idóneos para extenderse por la web social y alcanzar un impacto que trasciende ampliamente al de la actividad original.



Derivart: Buceando en la Burbuja

2404.09


casastristes.jpg

En unos años, alguien escribirá la historia del papel que jugó en el desastre financiero de 2008 la fe ciega en la tecnología. En el parquet de Wall Street, donde “la información sobre el dinero vale más que el mismo dinero”, los brokers se apoyan en sofisticados programas informáticos para optimizar la posibilidad de beneficios y tomar decisiones en el menor tiempo posible. Estos días, algunos de los que escribieron esas líneas de código confiesan que, quizás el software contribuyó a crear un falso sentido de seguridad, e instauró la ilusión de que los riesgos podían eliminarse por completo.

La Bolsa de Nueva York es uno de los espacios más mediados por la tecnología digital que existen. Allí, los operarios monitorizan a través de interfaces sofisticadas flujos de información en tiempo real, analizando datos y ejecutando órdenes que tendrán después un impacto planetario. Para Daniel Beunza, un sociólogo barcelonés, profesor en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, hay algo fascinante en las escenografías de estos espacios, y en las estéticas de la información financiera. Para explorarlas desde otras perspectivas, Beunza fundó en 2004 de la mano del programador Mar Canet y el artista Jesús Rodriguez Derivart, un proyecto que estudia las intersecciones posibles entre el arte, la tecnología y los sistemas financieros.

Sorprendentemente, los mercados de valores y sus arquitecturas han sido un tema muy poco tratado desde el arte contemporáneo. Quizás por la necesidad de mapear sus puntos de referencia, el verdadero arranque de Derivart fue la exposición Derivados (2006), premio Inéditos de nuevos comisarios en La Casa Encendida. En ella, artistas como John Klima, Natalie Jeremijenko o Antoni Muntadas buscaron correlaciones entre las evoluciones bursátiles y el indice de suicidios, o representaban el concepto de “volatilidad” a través de bandadas de pájaros de vuelo impredecible.

Los proyectos propios de Derivart, sin embargo, se acercan al espectador por medio de la irreverencia y la sorpresa como en Spread Player, su trabajo más reciente: un instrumento musical táctil -quizás el primer “homenaje” a la célebre Reactable- cuyos sonidos están determinados por la cotización de los valores del IBEX 35 en el momento de la interpretación.

Para Jesús Rodriguez, los proyectos de Derivart son sobre todo estrategías para abrir debate por medios más o menos inesperados. Desde hace años realizan proyectos sobre una de las zonas calientes por excelencia, la burbuja inmobiliaria y la crisis de la vivienda. Su Burbujómetro transforma un videojuego clásico en un mapa del precio del metro cuadrado en España, mientras la Hipotecadora disfraza de test inofensivo la terrible evidencia de que para la mayoría de la gente, pagar una casa será tarea de toda una vida. Casas Tristes es probablemente su iniciativa más ambiciosa: un proyecto en permamente construcción que propociona datos sobre la especulación inmobiliaria, mientras intenta identificar y localizar las más de tres millones de casas que permanecen vacias en España.

Un sociólogo de la economía, un artista visual y un programador de videojuegos forman Derivart, un equipo de trabajo distribuido entre Barcelona, Nueva York y Austria. Su objetivo es ofrecer desde el arte miradas corrosivas sobre los mercados financieros. El 14 de Mayo enterrarán en La Fabrica de Granollers a las empresas inmobiliarias “fallecidas” en los últimos meses, y más adelante ofrecerán sus remedios para la crisis dentro del festival In Motion del CCCB, Barcelona.



El Arte de la Conferencia - Taller de Técnicas de Presentación en CCCB, Barcelona

2204.09


banner.jpg

Durante los últimos cinco años debido a mi trabajo como comisario y organizador de festivales y simposios, me ha tocado asistir a varios cientos de conferencias, y yo mismo creo haber dado al menos centenar y medio. Ha sido una suerte. Aunque el acto de hablar en público sea tan antiguo como el pensamiento, estoy convencido de que la presentación es una de las formas de producción cultural más relevantes de nuestra época.

Nunca tantos se habían sentado en auditorios a escuchar a otros hablar como ahora. El hábito de debatir en foros, blogs y webs ha multiplicado los simposios, jornadas, y festivales de todo tipo, sobre cualquier tema. El lenguaje de la presentación se ha vuelto además sofisticado y escénico. Para una nueva generación de oradores ya no vale quedarse detrás de una mesa a leer folios, y se usan las posibilidades de las herramientas de presentación al máximo para crear un nuevo lenguaje que tiene tanto de monólogo como de performance audiovisual.

Hace meses me propusieron hacer algo sobre este tema en el CCCB, dentro del programa I+c+I. El resultado será la semana que viene, en dos citas distintas. La primera será el martes 28 a las 19:00: una conversación con Bruno Giussani, director en Europa de TED., la organización que ha popularizado las conferencias en la Web.

La segunda será un taller de técnicas de presentación y consejos para dar conferencias. Durante tres horas analizaremos cuáles son los elementos de una buena presentación, cómo cuidar el lenguaje oral y corporal, y cuales es la mejor manera de usar software para presentaciones sin caer en lo peor de la estética powerpoint. Y veremos fragmentos de muchas, muchas conferencias.

El taller es el Miércoles 29 a las 11:00 en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona. La inscripción es gratuita, y creo que quedan pocas plazas. Todos los detalles están en la Web del CCCB.

Sigue leyendo "El Arte de la Conferencia - Taller de Técnicas de Presentación en CCCB, Barcelona"



Autómatas y Datos: actividades de Elastico.net este jueves en Madrid y Barcelona

1404.09


Este jueves y prácticamente a la misma hora, dos de los miembros de la familia de Elastico.net estaremos hablando sobre nuestros intereses más recientes en Madrid y Barcelona.

En Medialab Prado, a las 19:00, Marta Peirano presentará su primer libro: El Rival de Prometeo, Vidas de Automatas ilustres. Del Turco y el "pato con aparato digestivo" al Test de Turing y la Singularidad, El Rival de Prometeo es una recopilación de textos históricos que relatan el apasionante viaje desde los automatas a la inteligencia artificial. Más información aquí.

Y un rato antes, en la Universidad Pompeu Fabra, estaré hablando de Información y de Visualización: De la cultura del Big Data que estamos construyendo, y sus implicaciones sobre la ciencia, la política y la cultura. De cómo podemos aprender cosas sobre nuestras ciudades y nuestra sociedad examinando los datos que producimos. y de por qué necesitamos un movimiento por los datos libres y públicos. Todo con la excusa de contar lo que hacemos todos los años en el programa Visualizar de Medialab Prado. Será a las 16:00 a las 17:00 en el Campus de la Comunicación de la UPF; la dirección exacta, aquí

Los dos actos son de entrada libre, y nos encantaría verlos allí.



Platoniq: La Ciencia de Compartir

3103.09


platoniq2.jpg
imagen de Neural.it

Susana Noguero y Olivier Schulbaum, un ex-documentalista del canal de televisión Arte, iniciaron el proyecto Platoniq en Berlin hace casi diez años. Junto a Ignacio Garcia y otros colaboradores se dedican a desarrollar herramientas, acciones y eventos para fomentar la producción y distribución de cultura libre y conocimiento compartido. Su proyecto más reciente, Banco Común de Conocimiento, ha sido una presencia constante en festivales y centros de nuevos medios durante el último año y medio. Hoy en el CCCB, Platoniq dirigen la sesión Libertad, Igualdad y P2P, dentro del ciclo ICI.

El Banco es un “laboratorio portátil” que se instala en instituciones culturales, organizaciones y espacios artísticos. En estos momentos, se encuentra en el Centro de Arte Contemporáneo Bòlit de Girona, dentro de la exposición Recursos Propios. Su objetivo es poner en contacto a usuarios que pueden ofrecer conocimento especializado y de alta calidad con otros necesitados de acceder a esa información.

Inspirándose en la filosofía de ayuda mutua de los foros de Internet, los ciudadanos sitúan sobre un tablón de anuncios ofertas y demandas de conocimiento. Las cuestiones cubren un amplio espectro: desde lo práctico (“Cómo darse de baja de Telefónica”, “Mis derechos cómo Inquilino”) a otras que sirven para desencadenar debates ("Explicar las causas de la Crisis Económica") o arrancar iniciativas ("Poner en marcha una red para compartír coche").

Estas ofertas reciben “votos” en forma de usuarios que manifiestan su interés por preguntas concretas. Las más demandadas se seleccionan y pasan a formar parte de los “mercados”, grandes encuentros en que el Banco Común cobra vida y se produce el intercambio de saber.

Platoniq pertenecen a una nueva generación de agentes que más que artistas, entienden su práctica como una forma de investigación y producción cultural. Una investigación que puede llevarse a cabo fuera de los departamentos universitarios y a una distancia más corta de la sociedad civil. Por esto, el Banco Común ha pasado por contextos artísticos altamente especializados como Ars Electronica y Transmediale, los festivales más importantes de new media en Europa, pero también por escenarios de la vida real, como el que le ha llevado en las últimas semanas a las aulas de un Instituto de Educación Secundaria de uno de los barrios más conflictivos de Sevilla, dentro de la programación del festival Zemos98. “Necesitamos del apoyo del mundo institucional del arte para poder investigar y crear modelos”, afirma Olivier Schulbaum, uno de los fundadores del colectivo. “Pero nos sentimos más cercanos a la tradición de la educación libertaria, y a modelos históricos como la Escuela Moderna en Barcelona. Creemos en la idea de educación mutua, y en los que intentaron recuperar el conocimiento público en espacios como los ateneos”.

El otro gran referente del trabajo de Platoniq es, por supuesto, la ética y la política del software libre nacido en Internet. “Somos más parte del movimiento por el conocimiento libre que artistas relacionales.” El Banco Común genera un archivo documental online en el que se va recopilando toda la información recogida en sus distintas presentaciones. Pero para sus creadores, un proyecto así no tendría sentido si existiese sólo en la red. La evolución natural del proyecto tendrá que ver más con eliminar a los intermediarios y construir sistemas donde los usuarios puedan autoorganizarse y responder a la demanda de conocimiento sin necesidad de gestores ni coordinadores. SOS, su próximo proyecto, quiere combinar móviles, tablones de anuncios audiovisuales y motocicletas para crear un red de conocimiento autosuficiente, y de respuesta inmediata.



Los Procomunes Sociales:
donde la propiedad intelectual se acaba

2903.09


3387106481_a284577162.jpg

Esta semana he tenido la suerte de participar una vez más en la edición anual de Zemos98, un evento que para mi es ya bastante más que un festival. Por encima de sus conferencias, conciertos y talleres, lo que ocurre en Sevilla durante estos días de marzo es la excusa para que se cite una comunidad tremendamente activa de bloggers, realizadores, periodistas, profesores, musicos, artistas...que cada día del año conversa, idea, y participa, gracias al impulso incansable de los miembros del colectivo y su uso ejemplar de las tecnologías sociales. Como escribe Juan Freire, el comisario -de lujo- invitado en la edición 2009, cualquiera que gaste esfuerzo y dinero en organizar una jornada, simposio o festival debería aspirar a estos resultados; la mayoría no lo consiguen.

Pero lo más importante del Zemos98 de este año, en mi opinión, es visibilizar que existe una generación emergente en nuestro país que entiende la cultura como un modo de investigación, como un laboratorio de propuestas para la sociedad. Personas, colectivos e instituciones como Medialab Prado, Platoniq, Yproductions, Amaste, La Casa Invisible, el propio Juan Freire, todos presentes en Sevilla estos días...ofrecen una visión productiva de la cultura y una comprensión de sus posibilidades transformadoras que está ausente casi por completo de las páginas de cultura de los periódicos, de las programaciones de los centros más importantes.

Mi papel en el festival fue presentar el excepcional trabajo del brasileño especialista en tecnología, ley y culturas periféricas Ronaldo Lemos. Profesor universitario de propiedad intelectual, líder de Creative Commons en Brasil, y fundador de la pionera comunidad 2.0 Overmundo, lo más interesante de su trabajo es su estudio de cómo en naciones en desarrollo y economías emergentes como su país, las nociones tradicionales de propiedad intelectual están siendo sustituidas por otros sistemas que no pretenden imitarlas, pero que crean economías alternativas que funcionan. Son los "social commons" (procomunes sociales).

Para Lemos un procomún social es lo que aparece por necesidad en Brasil, un país de 180 millones de habitantes donde sólo hay 2600 tiendas de discos y 2300 cines, pero millones de personas utilizan las 90.000 "Lan houses" (cibercafés caseros) que se reparten por cada suburbio y favela. En Brasil los canales tradicionales de distribución de la cultura son ya minoritarios, y los que mandan son los creados y gestionados por usuarios, de distintas maneras. "Muéstrame una industria cultural", dice Lemos, "y te enseñaré una versión colaborativa de ella más o menos desarrollada".

La la idea de procomún social está perfectamente definida en esta entrevista de 2007 con Lemos:

En muchos lugares del mundo la propiedad intelectual es desconocida, irrelevante, o imposible de aplicar. Esto es un hecho, una circunstancia social, y no puede evitarse. Pero lo interesante es ver cómo en esos lugares están emergiendo formas de negocio que tienen en cuenta estos hechos. La gente desarolla modelos de negocio en circunstancias en las que no pueden depender de la propiedad intelectual, y se produce mucha innovación en estos sitios.

(...) Lo que estos ejemplos demuestran es que el dogma de que la propiedad intelectual es el único incentivo para la creación es erróneo. (...) Los procomunes sociales son especialmente importantes para las periferias como maneras de apropiarse de las tecnologias para producir cultura.

Los dos ejemplos que Ronaldo Lemos utiliza habitualmente para explicar estas dinámicas son la escena de la música Tecnobrega en Brasil y la industria cinematográfica de Nigeria. Ambos están explicados al detalle en La Cultura después de la Pirateria, un artículo que escribí para ADN el pasado septiembre. El texto está en deuda con el trabajo de Lemos, y cometí el error de no citarle por ello.

Gracias a Ronaldo, y muchas gracias a Zemos98, que espero cuelguen pronto todos los vídeos de las sesiones en Sevilla, incluida esta.

Sigue leyendo "Los Procomunes Sociales:
donde la propiedad intelectual se acaba"




Las siete vidas del hombre-máquina

1403.09


turk-hidden-solodos.gif

Algunos ya lo saben: he hecho una pequeña selección de textos para Impedimenta acerca de un asunto que me apasiona considerablemente: los automatas. Hay cuatro capítulos: los orígenes (featuring: Descartes, Julien de la Mettrie, flautista y pato de Vaucanson, niños de Jacques-Droz), El Turco (feat. ETA Hoffman, Edgar Allan Poe, Sigmun Freud), las Máquinas fatales (featuring un montón de zorras metalizadas) y A mí me hizo J.F. Sebastian, un pequeño guiño a Antonio Parade y su bonita canción, featuring algunas cosas importantes, como El Test de Turing, La Singularidad de Vinge y mi texto favorito del pack; Darwin entre las máquinas, donde Samuel Butler sugiere que nosotros somos los órganos sexuales de las máquinas.

La introducción es de Patrick Gyger, director de la Maison d'Ailleurs, el extraordinario Museo de Ciencia ficción, Utopías y Viajes Extraordinarios de Yverdon. Esta es, de momento, la nota de prensa:

Las siete vidas del hombre-máquina

“El Rival de Prometeo” reune de nuevo a los autómatas más famosos de la historia con los ingenieros, filósofos, emperadores y artistas que los soñaron.


Los autómatas no se inventaron en el siglo XVIII; han existido desde que el hombre es hombre, aunque sólo fuera en sueños, pero no fue hasta el XVIII que su presencia comezó a inundar la imaginación de la gente, que acudía en masa a los circos, teatros y ferias para ver a los prodigios mecánicos con una mezcla de fascinación y horror.

“El Rival de Prometeo (Vidas de Autómatas Ilustres)”, editado y compilado por la periodista Marta Peirano, recorre los avatares de los más conocidos autómatas de la historia, la literatura y el cine. La obra se abre con la edad dorada de los creadores de «anatomías vivientes», las asombrosas criaturas del biólogo Jacques de Vaucanson, artífice del célebre «Pato con Aparato Digestivo», capaz de «comer, beber, graznar, chapotear y hacer sus necesidades en una palangana de plata». En el segundo capítulo, «El Turco» de von Kempelen, un autómata de notoriedad extraordinaria, jugador de ajedrez invencible que derrotaría a las mejores mentes pensantes del mundo, inspira más adelante las aterradoras fantasías de E. T. A. Hoffmann, Edgar Allan Poe y el ensayo sobre "Lo Siniestro", una de las más célebres interpretaciones psicoanalíticas de Sigmund Freud.

Como en el XIX no existía la perfección femenina sin maldad, la misoginia de fin de siglo desbordaría la pintura y la literatura; un capítulo que "El Rival de Prometeo" ilustra con la andreida de Metrópolis o la Eva Futura de Villiers de l’Isle-Adam, la versiń mecánica y fatal de las nereidas, vampiros y medusas de los decadentistas. El libro cierra con un último capítulo dedicado a la Inteligencia Artificial, una transición que incluye tres textos fundacionales jamás traducidos al castellano: "¿Puede pensar una máquina?", el texto donde Alan Touring expone su famoso test de Inteligencia Artificial, "Darwin entre las máquinas", una inolvidable reflexión sobre la inmortalidad de la máquina como especie ingeniada por el irrepetible Samuel Butler y "La Singularidad", una advertencia apocalíptica del ingeniero informático y escritor de Ciencia Ficción Vernon Vinge.


Según Patrick J. Gyger, historiador y director de la Maison d’Ailleurs, Museo de la Ciencia-Ficción, de la Utopía y los Viajes Extraordinarios enclavado en Yverdon-les-Bains, Suiza, quien firma prólogo del libro: «El autómata conserva una facultad inigualable para ayudarnos a delimitar los interrogantes acerca de nuestra propia naturaleza. El androide, instrumento de ficción formidable gracias a su fuerza metafórica, nos permite entablar una investigación metafísica y nos recuerda que el ser humano no ha hecho más que interrogarse a sí mismo al sacarle brillo a su propio reflejo.»



Buckminster Fuller: El Hombre que soñó el Mañana

307.08


9.jpg

Si un visionario es alguien capaz de anticiparse a los problemas y sugerir soluciones con décadas de adelanto, es indudable que Richard Buckminster Fuller lo era; desde el cambio climático a la desaparición de los recursos naturales y energéticos, nuestras grandes crisis sin resolver ya le preocupaban hace casi ochenta años. Fue además uno de los primeros en afirmar que el ordenador sería una herramienta que cambiaría el mundo.

Sin embargo, prácticamente nada de lo que este futurista utópico imaginó llegó a materializarse. La gran mayoría de sus proyectos, desde los coches con tres ruedas a los edificios ligerísimos transportados por zeppelins o ciudades submarinas, fracasaron estrepitosamente o nunca llegaron a ver la luz. Incluso los que sí tuvieron éxito, como sus célebres cúpulas geodésicas, parecen hoy reliquias olvidadas de otro tiempo, fósiles de un futuro que nunca se hizo realidad.

¿Por qué nos fascina entonces todavía su figura, y por qué se mencionan sus ideas una y otra vez en el trabajo de los mejores científicos, artistas y diseñadores de nuestro tiempo? Veinticinco años después de su muerte, el Whitney de Nueva York explora la vigencia de su legado en Buckminster Fuller: Starting with the Universe, una ambiciosa exposición que intenta determinar cuánto tuvo de genio y cuánto de charlatán.

No es fácil saber quién era realmente Buckminster Fuller, ya que su vida se oculta detrás del mito de un personaje que él mismo estuvo encantado de alimentar. Pero la historia oficial es más o menos la siguiente. Hijo de una de las familias más prominentes de Nueva Inglaterra, mal estudiante expulsado dos veces de Harvard, a finales de los años veinte una crisis personal le lleva al borde del suicidio.

La causa no está clara; algunas versiones apuntan a la muerte prematura de su primera hija, otras a su ruina económica, las más recientes a su afición al alcohol y al fracaso de su relación con una amante. El resultado es una epifanía personal que le lleva a entender que "su vida no le pertenece, sino que es propiedad del universo".

A partir de ese momento entendería toda su vida como un experimento donde él sería la cobaya, un intento de responder esta pregunta: ¿qué puede hacer un individuo cualquiera por mejorar la vida de toda la humanidad, sin hacerle daño al planeta?

doptando como lema la idea de crear "lo máximo con los menos recursos posibles", Bucky se lanza a promover proyectos que replantean por completo los parámetros de la vida cotidiana bajo la marca Dymaxion, una contracción inventada de las palabras Dynamic Maximum Tension que se convertirán en su marca de fábrica.

Aquí nacen el Coche Dimaxion, un automóvil capaz de girar sobre sí mismo y que en el futuro debería poder volar, el Mapa Dymaxion, capaz de proyectar el globo en un poliedro para desplegarse en una red de muchas formas diferentes o la Casa Dymaxion, una casa prefabricada que cuesta lo mismo que un coche, pesa treinta veces menos que una de ladrillo, y se monta en dos días.

SIgue leyendo el resto del artículo en ADN.es

Y También: El Decálogo de Buckminster Fuller - Citas y Proyectos



Golden Nica 2008, el termómetro de la Innovación Creativa

2406.08


antti_02.jpg

Hace un mes comenzamos una sección nueva en ADN.es llamada Think Tank, La Cultura Como Laboratorio. Nace de una impresión: las páginas de cultura de los medios de comunicación suelen ser una mezcla de guía del ocio, boletin de novedades del mercado, y noticias sobre las industrias y las políticas de la cultura. Pero raramente hablan de la función esencial hoy de la cultura como espacio de innovación y experimentación, en el que se imaginan respuestas a los cambios en nuestra forma de vida y se desarrollan los nuevos modelos que acabarán dando forma al ocio, la industria, y las políticas de la cultura de los próximos 10 años. Extrañamente, es más fácil encontrar información sobre estos aspectos de las artes en las páginas de economía, de ciencia o de tendencias que en las de cultura.

En Think Tank pretendemos usar de alguna manera las claves del periodismo de divulgación científica y trasladarlas al ámbito de la creación. Porque la cultura hoy a veces es tan apasionante y tan compleja como la ciencia, pero no hay ninguna razón para que los críticos tengan que escribir como si fuesen físicos cuánticos.

El artículo de esta semana analiza el palmarés de los Ars Electronica Golden Nica, el premio más importante en la escena internacional del Arte y la Tecnología, anunciado esta pasada semana. Los Nica 08 han premiado como nunca antes el trabajo desarrollado en España, y el excelente momento actual de equipos como Medialab Prado, en Madrid, y el Music Technologies Group de la Universidad Pompeu i Fabra de Barcelona.

----

En cierta manera podría decirse que Los Golden Nica, los galardones más prestigiosos en el mundo de la creación digital, no premían a obras sino a investigaciones. La célebre Reactable de Sergi Jordá y colaboradores ha tenido un largo recorrido desde sus primeras presentaciones en el 2004, pero el Nica de Ars Electronica no ha llegado hasta este año, después de que se haya revelado como más que una curiosidad de laboratorio. Reactable es una vía real para construir un nuevo modelo de instrumento músical hacía el futuro. El éxito del proyecto además ha trascendido los límites de la comunidad del arte y la tecnología y ha obtenido una repercusión fuera de éste con pocos precedentes, desde su adopción por estrellas del pop hasta episodios más surrealistas, como formar parte de las campanadas de fin de año en Barcelona.

Reactable es el segundo Golden Nica recibido por un artista nacional, tras el otorgado a Antoni Abad en 2006 por su Canal Accesible en la categoría de Comunidades Digitales. El Palmarés de este año contiene el mayor número de artistas y creadores de nuestro país en la historia de los premios. Más importante que la cantidad es que no se haya premiado a artistas individuales, sino el trabajo continuado y de largo recorrido que se está realizando por fín desde algunas instituciones españolas, como el Music Technology Group de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, hogar de la Reactable y del Freesound Project, un archivo sonoro colaborativo en red iniciado desde la capital catalana y reconocido con una mención honoraria. Otras dos menciones han premiado producciones recientes del centro madrileño Medialab Prado: las esculturas aumentadas de Pablo Valbuena y el sorprendente juego Levelhead del neozelandés afincado en España Julian Oliver. Actualmente puede verse en exposición en la LABoral de Gijón y, la pasada semana en Sonarmática, el área expositiva de Sónar.

Por lo demás, el palmarés de los Golden Nica sigue siendo un eficaz barómetro para medir las ideas y estrategías más relevantes hoy para los que trabajan en la encrucijada entre ciencia, tecnología, arte y sociedad. Como en los últimos años, se reconocen a veces más que proyectos concretos, nuevas herramientas y entornos de creación que permitan a artistas y usuarios desarrollar ideas innovadoras. Es el caso esta vez del entorno de programación para artistas Open Frameworks, el sistema libre de publicación de contenidos Drupal , o de OpenStreetMap, un proyecto para crear cartografías libres y abiertas.

La sección Comunidades Digitales es una interesante recopilación de ejemplos brillantes de ideas para la Web social, que este año ha reconocido el trabajo de iniciativas sólidas como la comunidad de periodismo ciudadano Global Voices, y glamurosos servicios 2.0 como FFFFound.com, una herramienta para diseñadores que etiqueta y clasifica las mejores imágenes de la Web. Lo mejor de este galardón, sin embargo, es su capacidad para sacar a la luz iniciativas muy poco conocidas, pero que muestran el inmenso potencial social y político de las comunidades en Internet. Es el caso del ganador del primer premio, 1Kg More, una organización no gubernamental que utiliza la Red para reclutar voluntarios que viajen a las zonas más remotas de la china rural y lleven a las escuelas los libros y suministros básicos -lápices, cuadernos- que no pueden obtener por sí solas. También de Patients Like Me ("pacientes que ayudan a otros pacientes a vivir mejor"), que pone en contacto a enfermos de todo el mundo con otras personas que están recibiendo tratamiento por la misma enfermedad, y les permite intercambiar experiencias e información valiosa sobre sus probemas.

Finalmente, los Golden Nica reúnen siempre a un buen número de proyectos artísticos que apuntan nuevas direcciones en el uso de la tecnología con fines creativos. La Nube Verde de HeHe es un buen merecedor de uno de los premios de honor, por reunir el uso de estrategías de diseño contemporáneas como la visualización con la preocupación del arte por aportar soluciones a la crisis climática y energética. Las populares congelaciones de gente en la estación Grand Central de Nueva York de ImprovEverywhere han sido también reconocidas, así como el instrumento robótico de Jeff Lieberman y Dan Paluska , una instalación con gran éxito en Youtube que permite componer una melodía a través de Internet, para luego reproducirla por un gran xilófono mecánico accionado por pelotas de pingpong.

Los Golden Nica se entregan durante la segunda semana de septiembre en la ciudad austriaca de Linz, dentro de los actos del festival Ars Electronica 2008.

  


Future Past Cinema: El Futuro del Cine del Pasado en Sónar 2008

1906.08


Beijing_Accelerator_01.jpgjulian-oliver.jpg

Ya sea en la penumbra solemne de la sala de cine, en la comodidad de nuestra sala de estar, o cada vez más con el portátil sobre nuestras rodillas, estamos acostumbrados a relacionarnos con las imágenes en movimiento de la misma manera; mirando de manera pasiva a un rectángulo estático, no demasiado distinto a una ventana, a través del cual se suceden personajes y lugares que nos toman de la mano y nos conducen a alguna clase de conclusión final. Y no nos cuestionamos si siempre fue así, ni nos preguntamos si podría ser de otra manera.

Sin embargo, antes de que el cine se hiciese mayor y nos legase uno de los grandes artefactos culturales de nuestro tiempo, -la pantalla- existían otros fenómenos, otros artilugios, que a lo largo de siglos conformaron la fascinante historia de las tecnologías precinematográficas. Desde los zoótropos a los panoramas, las linternas mágicas o la cronofotografía, el lenguaje de de narrar a través de la ilusión del movimiento ha conocido muchas formulaciones, casi todas basadas en lo mágico y lo lúdico. En algunas éramos nosotros los que nos movíamos, no las imágenes; otras apelaban más que a nuestros ojos, a nuestro cuerpo entero.

Uno de los recursos favoritos de la ciencia ficción es la idea de presente alternativo; cómo viviríamos hoy si nuestro pasado hubiese sido radicalmente diferente? SonarMàtica imagina este año un presente distinto para la imagen en movimiento, en el que nunca se hubiese instalado la hegemonía indiscutida de la pantalla, y mirar todavía tuviese mucho de juego.

“Future Past Cinema” es la segunda entrega de la trilogía decimonónica de SonarMàtica, un proyecto que quiere situar las prácticas artísticas en torno a lo digital no cómo una plataforma hacia al futuro, como se hizo durante la mayoría de los 90 y 00s, sino como parte de un viaje mucho mayor. Volviendo al XIX -y más allá- para intentar entender como construimos el mito tecnológico, por qué soñamos su simbología.

Una exposición de José Luis de Vicente, Oscar Abril Ascaso y Advanced Music dentro de Sónar 2008. Con la colaboración de Medialab-Prado y el Museu de Cinema de Girona.

Proyectos expuestos:

Beiijing Accelerator - Marnix de Nijs (NL) - http://www.marnixdenijs.nl
We Are the Time. We Are the Famous - Andy Cameron, Oriol Ferrer Mesià, David McDougall, Joel Gethin Lewis, Hansi Raber (IT) - http://www.fabrica.it
Demi-Pas - Julien Maire (FR) - http://julienmaire.ideenshop.net
levelHead - Julian Oliver (NZ) - http://julianoliver.com
Takashi’s Seasons - Takashi Kawashima (JP) - http://www.takashikawashima.com
Boxed-Ego - Alvaro Cassinelli (IT) - http://www.k2.t.u-tokyo.ac.jp/members/alvaro/boxedEgo/
FlipBook! - Juan Ospina / Fabrica (IT) - http://www.fabrica.it
Stage fright - Nova Jiang (CN) - http://www.novajiang.com
Biophionitos - Paola Guimerans, Horacio Gonzalez e Igor Gonzalez (ES) - http://www.vhplab.net

Y con piezas de la Colección Tomas Mayol de aparatos precinematográficos del Museo del Cine de Girona

Más información sobre Future Past Cinema en El País y en ADN



elastico_recomienda.jpg
logo2.jpg

minielastico.jpg

++ MÁS MINIENLACES

CopyFight Files: nuestro proyecto paso a paso

  

  

  



especiales_de_la_casa.jpg
POR FAVOR, ¡PIRATEEN MIS CANCIONES!
Por qué son más rentables 100.000 fans piratas que llenen mis conciertos a 10.000 originales.

CUANDO LA SGAE DESPERTÓ, LA TECNOLOGÍA TODAVÍA ESTABA ALLÍ
que la música sea gratis para ustedes, los consumidores, no significa que los artistas no podamos ganar dinero con ella

POLITICAL GAMES y CNN GAMES: SOLDADO UNIVERSAL
La industria del entretenimiento ha desviado la propaganda de guerra del cine a la consola.

EL MERCADO DE LAS IDEAS
Las buenas ideas estan en todas partes. Patentarlas es la mejor manera de evitar su materializacion.

LA MUERTE DEL PERIODISMO Y OTROS CUENTOS APOCALÍPTICOS
Es verdad, el periodismo está en crisis. Pero es una crisis que debemos celebrar.